sábado, 16 de febrero de 2019

Ser autónomo y dedicarte a la comunicación en España



Ser autónomo y dedicarte a la comunicación en España es una situación de alto riesgo.

La Encuesta de Población Activa del 29 de enero de 2019 constató una bajada del paro en el sector de la comunicación y el periodismo en 2018 del 12,3 por ciento. En concreto, según PRNoticias, la cifra de profesionales desempleados en el último trimestre de 2018 se situó en 27.600.

El dato es significativo, aunque menos si se tiene presente en que en el tercer trimestre de 2013 se contabilizaron 64.400.

Sin embargo, los números no pueden esconder el panorama de precariedad actual que padece el sector. Muchas de esas personas que salieron de las listas del paro lo hicieron lanzándose a la aventura de montar su propia empresa, bien un medio de comunicación o una agencia de comunicación, por ejemplo. Otras muchas siguen intentándolo como freelance.

Inestabilidad, horarios que impiden la conciliación y salarios que en muchas ocasiones no permiten más que pagar facturas. Esta es la realidad de muchos profesionales de la comunicación y del periodismo actualmente.

¿Por qué ser autónomo y dedicarte a la comunicación en España es una situación de algo riesgo?


Si eres autónomo y alguna vez has vivido la experiencia, sabrás lo que cuesta trabaja por cuenta propia en España.

La tasa de autónomo en este 2019, tras la subida de la última reforma laboral, es de 283,3 euros. Si tienes la suerte de poder acogerte a la tarifa plana, que también se ha encarecido este año, podrás pagar unos 60 euros el primer año, para luego soportar algo más de 140 euros mensuales el siguiente. 

A la cuota del trabajador autónomo hay que sumar luego las declaraciones del Impuesto sobre las Personas Físicas y el IVA, con los temidos trimestres. Si quieres que un autónomo comience a sudar, pregúntale por los modelos 130 y el 303. 

A esto hay que añadir que si te dedicas a la comunicación o al periodismo, en concreto, hay tantas prácticas de competir tirando los precios que los ingresos en gran parte de las ocasiones no son suficientes para soportar los gastos.

¿Qué puedes hacer para ser autónomo, dedicarte a la comunicación y no morir en el intento?


Si eres de los profesionales de la comunicación que un día decidiste lanzarte al mundo empresarial, igual esta historia te suene.

En realidad, cada caso es un mundo, porque somos nosotros y nuestras circunstancias. Pero la experiencia personal muestra que la mejor manera de mantenerte sin perder el horizonte pasar por una serie de aspectos muy claros. A continuación, te los cuento:

1) Trabajo, trabajo y más trabajo


No hay fórmula secreta para hacer dinero. No hay varitas mágicas, aunque incluso creas en la magia de la comunicación. La única vía que te garantiza seguir en la batalla es trabajar duro. Y cuando vienen mal dadas, únicamente el trabajo te ayuda a levantar la cabeza.

2) Invierte


Sí, aunque como ya he señalado es complicado en momentos afrontar los costes que supone la aventura, invertir en los medios adecuados es fundamental. Hay que hacer inversiones en el equipo necesario, para mejorar el servicio. Eso sí, hazlo con cabeza, midiendo los tiempos.

3) Sé creativo


En los momentos de crisis suele aflorar el ingenio. La creatividad es un arma clave para alcanzar ciertos objetivos. Nunca dejes de intentar cosas nuevas, aunque a veces suponga ir a contracorriente.

4) Sé diferente


Si hay algo que hace mucho daño y mata la creatividad es conformarse con lo que hacen otros. La uniformidad aburre, al menos a mí. Por eso, cuando escucho ciertos discursos, los pongo en cuarentena. Lo mejor en estos casos es estudiarlos, analizarlos e intentar desmontarlos. Siempre acabas aprendiendo algo. Extrae lo que te interesa y crea tu propio plan.

5) Cree en ti


Nadie va a creer más en ti que tú. ¿Cuántas veces te has currado un trabajo y luego el cliente no lo ha valorado como esperabas? En ocasiones, el mercado es incomprensible y un buen producto/trabajo tarda en obtener resultado. Por eso, si has puesto el alma en un trabajo, aunque pueda haber salido mal a pesar de haber estado bien ejecutado, cree en ti.


¿Por qué ser autónomo y dedicarte a la comunicación en España merece la pena?


En el año 2019, con miles de personas saliendo cada año de las facultades con un título de periodistas, publicista o profesional del marketing y las relaciones públicas bajo el brazo, el mercado laboral es el que es.

En un mercado de trabajo donde la mano de obra existente es mucho mayor de lo que el sistema puede emplear, la consecuencia es desempleo y precariedad. Por este motivo, ser autónomo y dedicarte a la comunicación en España merece la pena.

En una situación donde el periodismo, por ejemplo, no es lo que era, donde prima más el espectáculo y el clickbait, poder practicar la comunicación que quieres en tu propio medio o desde tu agencia de comunicación puede decirse que es un privilegio.

Eso sí, no todo privilegio conlleva nadar en la abundancia. Pero si te rodeas de las personas adecuadas, eliges bien a tus clientes y pones todo tu esfuerzo y conocimiento en ello, seguro que merece la pena. Ya sabes, actitud, actitud y actitud. Y si aceptas un consejo, no olvides que la meta es el camino.

miércoles, 2 de enero de 2019

La carta a los Reyes Magos de Pablo

La carta a los Reyes Magos de Pablo
Carta difundida por City 10 Grupo Inmobiliario.


Pablo tiene 11 años y puede cambiar el mundo. Su carta a los Reyes Magos, esos Magos de Oriente a los que muchas personas confían sueños, es una muestra de que el mundo tiene solución. En unos tiempos donde lo material parece estar por encima de todo, su misiva aparece como la excepción que confirma la regla. 

Su historia nos lleva hasta Jerez de la Frontera (Cádiz), donde tras una entrega de cartas a los Reyes Magos organizada por City 10 Grupo Inmobiliario, la carta de este chico se salió accidentalmente del buzón real. Ante tal hecho, el personal de esta firma leyó su carta y está buscando a su autor, para intentar ayudarle a cumplir sus deseos terrenales. 

Sí, porque Pablo pidió en su carta mucho más que juguetes. El joven defendió el valor de la familia para alguien de su edad. Y ello, además, sin olvidar solicitar a quienes llegan cada 6 de enero que algún día enfermedades mortales como el cáncer dejen de hacer sufrir y tengan solución. 

Leer su carta es toda una lección de vida desde los ojos de un niño que muestra su inocencia y al mismo tiempo un corazón enorme, digno de ser recompensando. Pablo también pide que llegue el fin de la violencia de género, de esa lacra que cada año deja tantas vidas rotas por el camino. 

Ojalá lo escrito en la carta llegue hasta Melchor, Gaspar y Baltasar. Ojalá algún día puedan cumplir todos los deseos de Pablo, porque del juego de mesa seguro que se acuerdan este año. 

La carta a los Reyes Magos de Pablo no tiene precio. Pocos mensajes pueden valer, como es el caso, todo el oro, el incienso y la mirra de Sus Majestades de Oriente. 

lunes, 8 de octubre de 2018

Te recuerdo así



Te recuerdo esbelta. Fuerte. Lideresa.

Te recuerdo en aquel cuadro junto a él. En casa de abuela.

Te recuerdo en aquellos sábados de fútbol y dominó. De noches prolongadas. Aún conservo el retrato que hice en aquella hoja de cuaderno del menor de tu familia, cuando era un bebé.

Te recuerdo en la cocina. Recuerdo tu tarta. Ninguna he probado igual.

Te recuerdo en mis recuerdos, porque formas parte de mi infancia.

Te recuerdo como nexo. A veces hay personas que unen sin querer lo que otras se empecinan en separar.

Te recuerdo con tus puertas siempre abiertas. Y la mano tendida. Te lo agradezco en el alma.

Te recuerdo como ejemplo. Como referencia para él. Para ellos.

Te recuerdo valiente. Capaz de afrontar el miedo y el dolor sin casi dejarlo ver cuando llegaron malos tiempos, las tormentas. Valiente incluso cuando es inevitable doblar la rodilla ante el destino. Cuando el dolor ya no tiene paliativos.

Te recuerdo orgullosa de tus hijos. Por lo que han conseguido. Por lo que son. Por su vuelta. Por su manera de afrontar las circunstancias.

Te recuerdo como parte de mi vida. Yo te recuerdo así. Y así siempre será.

Te recuerdo esbelta. Fuerte. Lideresa. Me quedo con esa imagen. Y me la grabo a fuego. No quiero recordarte de otra manera.

Esbelta. Fuerte. Lideresa.






¿Te interesa este blog? Sígueme por correo electrónico