miércoles, 17 de agosto de 2011

¡A pensar!

Reflexionando. Autor: Carlos Alberto Cabrera.
"¡A pensar!". Ese es el castigo que da alguien que conozco a quien no se comporta según sus parámetros. Bendito castigo. A veces uno se acuesta o levanta con noticias que provocan que pares unos minutos a reflexionar. Ayer se conocía que la policía había detenido a un hombre que pretendía atentar contra quienes se manifiestan por el desembarco del Papa Benedicto XVI en Madrid con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). Más allá del uso político-ideológico que unos y otros quieran dar al hecho, lo preocupante es que esa persona, que está en España disfrutando de una beca de estudios en el Instituto de Química Orgánica General del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), buscaba acallar a quienes piensan de otra manera atacándolas. Ultracatólico y... ¿practicante? La violencia no está justificada, tampoco en nombre de Dios... o de la Iglesia. ¿O tal vez sí? Lo preocupante, reitero, es que el detenido pretendía atentar según la policía contra quienes defienden un Estado laico con sustancias químicas... Habría que castigarlo a pensar, aunque fuese únicamente un rato. A veces, antes de actuar es mejor reflexionar un rato, aunque sea mientras uno camina solo.

¿Te interesa este blog? Sígueme por correo electrónico