miércoles, 18 de julio de 2012

La toalla

Hay momentos en la vida en la que uno siente la necesidad de tirar la toalla. Hay circunstancias concretas que a veces te hacen pensar más de lo debido en si la decisión tomada en su momento y el tiempo invertido en obtener tal o cual propósito merecen el enésimo esfuerzo. Sobre todo, porque quizás nunca llegue recompensa alguna.

Toca entonces valorar si el sacrificio -las horas restadas a otros asuntos y a las personas que te rodean- ha de seguir creciendo infinitamente mientras la ilusión que tuviste un día no logra volver, por más que lo intentes.

En ocasiones, uno tiene la imperante necesidad de tirar la toalla. Pero entonces, casi siempre aparece ese alguien que te susurra al oído que la toalla, como la esperanza, es lo último que se pierde. ¿Será verdad?

¿Te interesa este blog? Sígueme por correo electrónico