viernes, 5 de julio de 2013

Periodistas, madres y emprendedoras


A veces tengo la sensación de que nos están conduciendo al precipicio. Tanto tensan la cuerda que estoy plenamente convencido de que al final acabará rompiéndose, con lo que esto supone siempre para el eslabón más débil de la cadena. La derrota, el fracaso, el hundimiento. O no.

Con tanto programa idílico invitándonos a coger las maletas para buscar en otro sitio el pan que aquí casi nos niegan o nos cobran a precio de oro -si comparamos los sueldos y el coste del día a día-, la rebeldía parece estar ahora en no abandonar el barco, pese a correr el riesgo de que uno se acabe hundiendo con él.

Con tanto aprovechado que anda por ahí suelto, y que utiliza la crisis para saltar de empresa en empresa, huir de las deudas, endosarlas al Estado y dejar en bancarrota a quienes contribuyeron a hacer digna su firma, la rebeldía invita a contraprogramar, y demostrar al sujeto de turno que las cosas, si se hacen bien, se saborean más y mejor al tiempo que casi siempre dan mejores resultados.

Y mientras uno se debate entre lo bueno y lo malo, entre lo correcto e incorrecto, lo debido e indebido, el acierto o el error... miras al lado y ves que únicamente hace falta un poco de valentía para decir aquí estoy yo. Eso es lo que han hecho dos mujeres, Cristina Lojo y Lourdes Rojí, promotoras de LC Comunicación (www.lccomunicacion.es), una consultoría de comunicación nacida en la provincia de Cádiz con la que pretenden ponerse el mundo por montera. Y vivir dignamente.

Periodistas, madres, trabajadoras y emprendedoras. Merecen un homenaje. ¡Suerte, valientes!

¿Te interesa este blog? Sígueme por correo electrónico