viernes, 13 de noviembre de 2015

#Periodismo10Estrellas

Walther Matthau y Jack Lemmon en 'Primera plana', dirigida por Billy Wilder.

Hace unos días, los medios de comunicación españoles se hacían eco de un reportaje de The New York Times en el que se cuestionaba la independencia de los medios tradicionales españoles. La cuestión ha tenido reacciones de todo tipo, como por ejemplo la de El Español, que da la razón al medio estadounidense; y la de El País, que ha prescindido del periodista Miguel Ángel Aguilar tras las críticas realizadas.

El debate abierto por el rotativo norteamericano no es nuevo. De hecho, es parte importante de la crisis que está sufriendo el periodismo en España, y que se está llevando por delante a muchos periodistas. El desmantelamiento de las redacciones continúa, y esta semana se han dado nuevos casos en la provincia de Cádiz. Y es que la crisis económica no puede esconder que el sector está sufriendo una crisis de identidad, después de que los intereses de las empresas que forman parte del accionariado de las editoras hayan dejado de lado hace ya mucho tiempo el papel que tienen que desempeñar los medios de comunicación como contrapeso del poder, como órgano fiscalizador, como notario del día a día, legitimador de la democracia y garante del derecho a la información.

No sé si soy demasiado optimista o peco de inocente, pero sigo creyendo en que es posible que el periodismo se reinvente, para lo que hace falta un ejercicio de depuración (y no hablo de purgas en las redacciones, sino en la manera en cómo se conciben actualmente los medios). Ya existen ejemplos de iniciativas lideradas por periodistas que han decidido tomar las riendas de su futuro y del de la profesión. La línea que cada cual marque no tiene que importar en exceso, porque hay que desterrar esa idea de que la objetividad en el periodismo está por encima de todo. La objetividad es imposible, pero en lo que no puede cederse nada es en la necesidad de apostar por la honestidad. El periodismo tiene que ser ante todo honesto. Y añadiría que cercano a las personas. Es fundamental estar en la calle. Pisarla, examinarla, empaparse de ella. Ver, analizar y contar. Creo que no hay más secretos. A mí, por ejemplo, me gusta el estilo de La Voz del Sur, en Jerez (Cádiz).

En definitiva, todo este discurso deriva de que ¿iluso? de mí, sigo creyendo en que un #Periodismo10Estrellas es posible. Por este motivo, te animo a colaborar con tu aportación en la red social Twitter:

- Usa la etiqueta #Periodismo10Estrellas
- Escribe qué características tiene que reunir un periodismo de calidad
- Menciona mi usuario @CarlosAlbertoCP (pero que no empiece con la mención)




¿Te interesa este blog? Sígueme por correo electrónico