miércoles, 2 de agosto de 2017

Basado en hechos reales

Logo de www.lavozdelsur.es 
Con permiso, buenos días. Añado también buenas tardes y buenas noches, por si lees este artículo a otras horas. Soy como tú, con el único defecto de que soy periodista y tengo un blog. Llego a este espacio para escribir con libertad sobre los temas que considere oportunos. Gracias por la oportunidad a quien me abrió la puerta.

De esta manera, esta columna de opinión abordará periódicamente un tema Basado en hechos reales. Eso sí, anticipo que mis hechos reales no tiene que estar indisoluble y directamente conectados con los tuyos. Y quien avisa no es traidor, que dice el refrán.

Desde esta ventana virtual no se pretende aleccionar, porque creo que seré toda la vida un eterno aprendiz. Tampoco se defenderán dogmas de fe (no hablo de religión), porque la vida acaba demostrando que en lo que crees hoy puede haber cambiado mañana. Es más, te animo incluso a buscar incoherencias en lo que escriba, porque incluso puede que las haya. Nadie es perfecto y las personas evolucionan. De lo contrario igual estaríamos aún viviendo en cuevas, siendo nómadas, sin tener necesidades a veces superfluas y creadas, pero siempre tarde o temprano, inevitables.

Y como la cosa va de hechos reales, te animo a informarte a diario, pero de manera proactiva. No basta con leer los titulares en busca de visitas que llueven a través de las redes sociales. Lee aquí y allí, con actitud crítica, porque el entretenimiento suele estar reñido con el periodismo; porque el espectáculo suele buscar distracción y hacer caja, por encima de la función social que debe regir la labor periodística: el informar y formar, contribuir a crear conciencia crítica.

Te pido que no te quedes en los fuegos artificiales, porque quizás sea lo más llamativo de toda fiesta, pero seguramente no lo más enriquecedor. Lee, lee y lee más, y no únicamente medios de comunicación, y quizás así la Real Academia de la Lengua Española (RAE) no tendrá que seguir democratizando el lenguaje a la baja, empobreciéndolo. Venga, idos o iros a leer, que este artículo, como todo cuento basado o no en hechos reales, se acabó.

Moraleja: No te creas todo lo que lees, ni siquiera este texto.


Artículo publicado en La Voz del Sur.




¿Te interesa este blog? Sígueme por correo electrónico