Ir al contenido principal

Aquí estoy

Joaquín Sabina, en una imagen de su página web www.jsabina.com.
Aquí estoy, sin decidirme a escribir de Joaquín Sabina y su concierto en Jerez, donde parece que muchas personas salieron descontentas. Me gusta Sabina, mucho, pero reconozco que ni me planteé acudir una vez conocí los precios. Ahora me alegro. Me gusta recordar a la gente en su plenitud. 


Así, que para hablar de mi no concierto, podría hacerlo de la infravivienda, porque es una vergüenza que a día de hoy haya quien se juegue la vida teniendo que morar en inmuebles indignos. Sólo un milagro puede salvarte de que un día se te caiga el techo encima y tengas que decir un adiós prematuro.


También podría escribir del síndrome postvacacional, aunque cada vez sea menos gente la que tiene la posibilidad de sufrirlo. Sobre todo si tenemos en cuenta que septiembre suele ser un mes donde el desempleo aumenta tras el respiro laboral que da el verano por estos lares. Ojalá fuese verano (laboral) todo el año por Cádiz. 


Otra opción de recurso fácil serían los coleccionables. Quién no se ha planteado alguna vez iniciar una colección por estas fechas, sin leer la letra pequeña, la misma que habla de más y más fascículos y de precios que aumentan tras las iniciales cuotas promocionales.


Igualmente podría hablar de la vuelta al estudio, ya sea por el inicio de un nuevo curso o por la necesidad de examinarte en septiembre de lo que un día dejaste para más adelante por falta de tiempo o de ganas. 


Y sin saber de qué escribir resulta que al final aquí estoy, echando el cierre a este artículo, mientras disfruto del silencio que aporta la noche, ya avanzada. Mientras uno intenta escribir, como si estuviese caminando, para no reventar. 


Habrá otras ocasiones para hablar de Sabina y sus motivos, de la vivienda y la Administración, del paro y todo lo que conlleva y de la formación y la necesidad de nunca parar de aprender, porque, por esta vez, me tomo la licencia de no escribir de nada y de hacerlo un poco de todo. 


Aquí estoy, sin saber qué hacer.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿El fin del clickbait, la desinformación y la era de la posverdad?

Después de que el clickbait haya cambiado (desafortunadamente) la forma de hacer periodismo en muchos medios de comunicación, bien por no contar con periodistas o por haber intentado meterse en la batalla por la pasta, parece que ahora todo puede volver a cambiar. De momento, yo soy algo escéptico.

No te rindas

"No te rindas, que la vida es eso, continuar el viaje, perseguir tus sueños, destrabar el tiempo, correr los escombros y destapar el cielo...". Este fragmento de un poema de Mario Benedetti (abajo aparece en versión sonora gracias al locutor colombiano @jreneduran) me sirve hoy para hablar de la apuesta que hacen algunas personas por luchar día a día e intentar salir adelante.
Una búsqueda por vivir y trabajar para vivir (que no vivir para trabajar) de la que hace gala alguien a quien aprecio más allá de por su profesionalidad. Una persona que está continuamente reinventándose, que lleva a gala eso del emprendimiento, que lucha por sus sueños a base de ser uno de los mejores (por no decir el mejor) comercial del talento que conozco.
Únicamente viendo su currículo se da cuenta uno de la versatilidad de su perfil, de su capacidad para adaptarse al medio y al cambio. Y aunque no hablemos aquí de La teoría de la evolución y la selección natural de Charles Darwin, sí es cierto que …

El negocio de la desinformación

El mundo de la comunicación y del periodismo está inmerso en una gran transformación. Más que de una ola podríamos hablar de una marea -ahora que están tan de moda-, donde titulares sin un texto con contenido de calidad se alejan del deber de informar para desinformar en busca de un cebo perfecto de clics, un comentario o una reacción en redes sociales. Bienvenido al negocio de la desinformación. 
Todo por la pasta. Sí, porque absolutamente todo parece valer. Incluso para medios de comunicación que se reconocían como paradigmas del periodismo, el clickbait se ha convertido en el modelo. Pero no, eso no es periodismo, es más, mata al periodismo. 
Hoy en día pueden ponerse multitud de ejemplos donde por medio del sensacionalismo se busca llamar la atención a través de enfoques morbosos. Todo por conseguir que dichas publicaciones -déjame que no las llame noticias- se compartan hasta viralizarse en las redes sociales, porque ahí está el dinero en la actualidad. 
Sí, hoy el negocio está …